Bailes chinos

Los baile chinos son hermandades de poetas populares y músicos danzantes de flauta, tambor y bandera que tienen un origen indomestizo y participan de fiestas populares del territorio.

Los bailes chinos son hermandades o cofradías de poetas populares y músicos danzantes de flauta, tambor y bandera que celebran fiestas religiosas en diversos poblados rurales, mineros, caletas o barrios periféricos urbanos del país, extendiéndose entre costa y cordillera desde Tarapacá por el norte hasta el valle del Mapocho por el sur, e incluyendo las provincias argentinas de San Juan y Cuyo. En la actualidad en el país existen alrededor de una centena de bailes chinos vigentes, aunque ésta es una cifra dinámica que cambia de forma permanente, dada la vigencia de esta tradición cultural.

Los antecedentes documentales más antiguos se adentran al asiento minero de Andacollo en el siglo XVI, permaneciendo su vigencia hasta hoy en este y otros espacios geográficos diversos. Cuestión que está lejos de significar que su significado cultural haya permanecido invariable por todos estos siglos, sino que más bien dichos sentidos deben ser comprendidos a partir de las continuidades, cambios, transformaciones y variaciones que esta tradición muestra en tan larga existencia a lo largo de tan extenso y disperso territorio, tal como hemos buscado abordar en las publicaciones que en este sitio se comparten.

Cada baile chino responde tanto a una historia familiar, vecinal y local, como a una herencia cultural indomestiza más amplia, que en general es de carácter “regional”, entendiendo a esta como un espacio o territorialidad marcada por unidades que dan un sentido cultural al espacio geográfico: valles, cuencas, desiertos, cordilleras y montañas, etc. De esta manera es que en general los bailes chinos comparten códigos y significados según sean las zonas desde donde provengan, aunque de forma general existen continuidades estilísticas, las cuales van variando en cuanto a sonido de los instrumentos de viento, pasos de danza o formas de canto.

Una de las características principales de estos músicos danzantes es la utilización de flautas de chinos y tambores de cuero, tocados siempre en comparsas de doble fila, y que en la mayoría de los casos emiten un contrapunto sonoro permanente. En la actualidad las flautas no tienen orificio de digitación, y considerando algunas excepciones como las de Atacama, su estructura está dada por un tubo complejo conformado por la unión de dos tubos de distinto diámetro, produciendo al soplarlas un sonido de alta disonancia y de una gran gama, toquío que comúnmente se conoce como sonido rajado.

Les invitamos a profundizar en la información disponible en este sitio sobre bailes, fiestas, alféreces y abanderados, donde podrán profundizar en el riquísimo acervo indomestizo de esta cultura popular e historia social de los bailes chinos presentes en el territorio, así cómo revisar, descargar y compartir los múltiples productos culturales elaborados por el equipo editorial.