Menu
Alféreces del Aconcagua

Jaime Cisternas y Juan Cisternas

Jaime Cisternas y Juan Cisternas son alféreces de bailes chinos de las comunas de Loncura y Puchuncaví, siendo referentes del valle del Aconcagua y autoridades rituales en sus hermandades.

Leer Más
Baile Chino nº1

Barrera de Andacollo

Historia y presente del Baile Chino nº 1 Barrera, colectividad que lidera la festividad de Andacollo mediante el Pichinga o cacique de los bailes chinos.

Leer Más
Baile Chino nº 2

Tamayino de Ovalle

Hermandad de devotos de la "chinita" andacollina, fundada a inicios del siglo XIX en la mina San José del sector de Tamaya, con ramas de chinos y danzas.

Leer Más
Baile Chino nº 8

Nuestra Señora del Rosario de Andacollo

Antiguo baile chino fundado a mediados del siglo XIX en las minas cercanas a Andacollo, en el periodo de apogeo de estas cofradías en el Norte Chico.

Leer Más
Baile Chino

Cay Cay de Olmué

En Cay Cay el baile chino fue fundado por las familias Morales y Reyes en estos estos callejones desde al menos mediados del siglo XIX.

Leer Más
Baile Chino

Loncura de Quintero

La antigua y tradicional cofradía de chinos de Loncura, pescadores artesanales que celebran a su patrono San Pedro desde el siglo XIX hasta hoy.

Leer Más

Bailes Chinos

Los Baile Chinos son agrupaciones, hermanaciones o cofradías de músicos danzantes que celebran fiestas de chinos en honor a imágenes católicas en diversos poblados rurales, mineros, caletas...

Los Baile Chinos son agrupaciones, hermanaciones o cofradías de músicos danzantes que celebran fiestas de chinos en honor a imágenes católicas en diversos poblados rurales, mineros, caletas artesanales o en barrios y zonas marginadas de algunas ciudades de gran parte del territorio chileno e incluso en Argentina, extendiéndose desde Tarapacá por el norte hasta el valle del Mapocho por el sur, y desde el mar hasta las provincias argentinas de San Juan y Cuyo por el oriente, siendo en la actualidad alrededor de una centena los colectivos de bailes chinos vigentes en Chile.

Los antecedentes más antiguos de esta tradición datan de fines del siglo XVI en Andacollo, existiendo aún hoy con gran vigencia en diversos espacios geográficos. Pero esto no quiere decir que las expresiones y significados culturales de sus prácticas hayan permanecido invariables en cuatro siglos. Para conocerlos y comprender su sentido profundo se deben entender las continuidades, cambios y transformaciones que esta tradición muestra en tan larga existencia en tan extenso y disperso territorio.

Cada baile chino responde tanto a una historia familiar, vecinal y local, como a una herencia cultural indomestiza más amplia, que en general es de carácter “regional”, entendiendo a esta como un espacio o territorialidad marcada por unidades que dan un sentido cultural al espacio geográfico: valles, cuencas, desiertos, cordilleras y montañas, etc. De esta manera es que en general los bailes chinos comparten códigos y significados según sean las zonas desde donde provengan, aunque de forma general existen continuidades estilísticas, las cuales van variando en cuanto a sonido de los instrumentos de viento, pasos de danza o formas de canto.

Una de las características principales de estos músicos danzantes es la utilización de flautas de chinos y tambores de cuero, tocados siempre en comparsas de doble fila, emitiendo un contrapunto sonoro permanente. En la actualidad las flautas no tienen orificio de digitación y considerando algunas excepciones, su estructura está dada por un tubo complejo, el que se conforma por la unión de dos tubos de distinto diámetro, lo que produce al soplarlas un sonido de alta disonancia y de una gran gama, toquío que se conoce como sonido rajado.

A continuación les presentamos un mapa donde se indican aquellas fiestas de bailes chinos del Norte Chico y la Zona Central de Chile de las que disponemos información. Al seleccionar alguna opción encontraran un pequeño texto resumen y accederán a una galería de imágenes, recursos audiovisuales, documentos editados e inéditos, así como archivos sonoros, según se disponga para cada caso. Los invitamos a buscar y compartir la información disponible.